domingo , octubre 2 2022

Leopoldo Luque: «Gallardo me recuerda mucho a Labruna»

Leopoldo Jacinto Luque, exfutbolista campeón del mundo en 1978, quien hoy trabaja para el Millonario como cazador de talentos, pasó por el aire de TT Sports, en Radio Trend Topic, y analizó la derrota de River en la final de la Copa Libertadores frente a Flamengo.

Por Ignacio Sonderéguer.

No estoy súper feliz, pero estoy contento de que River haya llegado a la final y la haya perdido cómo la perdió, bien como es River, como se merece River, a lo grande”, evaluó Luque. Inmediatamente siguió: “Flamengo se armó para salir campeón, muchos jugadores vinieron por seis meses para jugar la copa. Gastaron fortunas, si perdían era una catástrofe. En el fútbol se gana y se pierde. No cabe duda de que hay que preparar el partido para ganarlo. Pero hay algo que es importante y quiero destacar: no es poca cosa salir subcampeón. El fracaso es quedar fuera en instancias anteriores. Así lo sintió el grupo que no se sacó nunca la medalla del segundo lugar. Esos son gestos que yo valoro. Son códigos a los que adhiero. Porque el fútbol es solo un juego, y estar por debajo del primero es motivo de orgullo”.

Luque dedicó toda su vida al fútbol. Esta es su opinión sobre la derrota del equipo del que se siente identificado: “La cancha estaba un poco seca, dura. Esto molestó a ambos equipos porque River también juega con cancha mojada. El partido pasó más por neutralizar al otro que por generar situaciones. Ellos solo tuvieron un remate de lejos que agarró Armani previo, por supuesto, a esos dos goles del final que es puro mérito del rival. Goles que nadie podría haber anticipado por cómo venía el juego. Es lo que hace al fútbol maravilloso”. Luego, agregó: Con tan solo escuchar las declaraciones del plantel de Flamengo te das una idea de cómo se dio el partido. Ellos mismos dijeron que River no los dejó jugar. Hasta el atrevido de Gabigol elogió a Gallardo por la táctica que armó. Por cierto, es un gran goleador, pero para mí sus actitudes no son de un buen deportista”. 

Leopoldo se mueve por las instalaciones de River y le permite estar cerca del aura que rodea al líder de este glorioso presente: “Por el trabajo que hago en River viajo mucho y en inferiores coincido a veces con Gallardo. Cuando hablo con él me hace recordar mucho a Menotti. El secreto de Marcelo es el paladar fino que tiene y que representa bien a River. Es la propuesta de juego que siempre buscó: jugar bien, jugar mejor que el rival. No solo tirarla para arriba y esperar el error del que está en frente. Sabe adaptarse, estar preparado jugar fuerte si así lo dispone el momento”. Es interesante que no deje de lado el aspecto humano al que le atribuye un rol preponderante: “Creo también que el jugador de fútbol con él se debe sentir el mejor del mundo. Esto lo digo porque yo cuando hablaba con Labruna me creía el mejor jugador delantero argentino. Con Menotti me creía directamente el mejor jugador del mundo. Gallardo es un tipo inteligente, vivo, con un montón de buenas ideas. Maneja el grupo de taquito, nunca veo una mala cara cuando saca alguno de la cancha, no hay, como se dice vulgarmente: ‘puterío’ ”. 

De la labor en general de estos últimos años de su club, hace el siguiente análisis: “Marcelo supo armar con los jugadores, el cuerpo técnico y los dirigentes, un ambiente en que no se faltan el respeto, no se tratan mal. El técnico respeta a todo el mundo. Se armó un grupo en donde nadie compite, es un plantel en el que todos pueden jugar. Si analizamos, tiene un plantel grande River. Pasaba con Sabella, que jugaba un poco menos que el Beto Alonso. No hay diferencias abismales con lo que sucede hoy entre estos jugadores. Aun así, los tiene a todos contentos, a todos bien, yo noto mucha alegría en el plantel. Creo que hoy el jugador debe agradecer de estar en River toque lo que le toque”. 

No podía dejar de lado contar su capítulo por River: “Llegué a River en el 75’ y ese domingo se jugaba contra Boca en la Bombonera, un 21 de septiembre día de la primavera. Hice el gol del triunfo. Me la pasó el Negro JJ López, la paré de izquierda, amagué, enganché, le pegué y la clavé en un ángulo. Ese día ganamos 2 a 1. Tuve racha de mucho éxito, salí cinco veces campeón con River, pero también me tocó perder una final con Cruzeiro en Chile. Habíamos perdido de visitante y ganado de local. Fuimos a un tercer partido como se hacía en esa época. Se nos lesionaron el Pato Fillol y el Beto Alonso. Nelinho, un petisón morrudo, nos la clavó para liquidarnos. Era rápido y pasaba al ataque, tenía una pegada impresionante. El fútbol es maravilloso porque nadie sabe quién va a ganar. Por eso jamás me enojé ni mis compañeros en su momento. Hoy, en cambio, hay más vehemencia en el deporte, más necesidad. Yo nunca tuve un técnico, he estado con los mejores, que me haya dicho de ir con violencia, sí meter, eso sí. A mí nunca me dijeron: ‘metele un planchazo al arquero o anda a enchufar a aquel que se asusta’. Me dolía en el alma perder, como a todos. Menotti y Labruna me decían siempre que perder un partido de fútbol no es la muerte de nadie”.

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA ACÁ:

¡Te puede interesar!

Juan Carlos Menseguez: «La continuidad de Gallardo es un regalo para el hincha de River»

Juan Carlos Menseguez, exfutbolista de River y San Lorenzo, entre otros, conversó con Juan Pablo …

UA-64321528-1