viernes , enero 27 2023

Jeanette Campbell, figura fundamental en la inserción de la mujer en el deporte

De origen francés nacionalizada argentina, Jeanette Cambell fue una nadadora argentina que ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. Fue una figura fundamental a la hora de promover el deporte femenino, convirtiéndose en la primera atleta argentina mujer en obtener una medalla y en participar de los Juegos Olímpicos.

Su relación con la natación comenzó a los 6 años en las piletas del Belgrano Athletic Club. En 1929 jugó para el equipo de 100 metros del Club Ferro Carril Oeste. Si bien también jugaba hockey allí, venía de una familia de nadadores, por lo que luego se inclinaría hacia este deporte.

En 1928 logró sus primeros triunfos en la categoría menores. Cuatro años más tarde, comenzarían sus éxitos en el nivel de mayores, obteniendo su primer campeonato argentino de 100 metros, batiendo incluso el récord subcontinental de los 100 y 400 metros. También ganaría con el equipo argentino la posta 4 x 100 junto con Celia Milberg, Alicia Laviaguerre y Úrsula Frick. Ese mismo año adoptó la ciudadanía argentina, con el objetivo de presentarse en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, a los que había clasificado en una competencia realizada en Río de Janeiro.

Es así como en 1936 se presentó como la primera mujer argentina que representaría al país en los Juegos Olímpicos, junto a otros 54 deportistas masculinos. Allí ganó su serie eliminatoria batiendo el récord sudamericano e igualando el olímpico, repitiendo el mismo patrón en la serie semifinal, venciendo incluso a la holandesa Willy den Ouden, quien había batido el récord mundial dos meses antes. La carrera final comenzó con dificultades, pero pudo sobreponerse a la situación y llegó a liderar por momentos. Sin embargo, fue superada por la holandesa Hendrika Mastenbroek. De esta forma, Campbell se consagró con la primera medalla plateada en la historia del olimpismo femenino nacional.

Tras volver de Berlín, Jeanette siguió nadando y obteniendo títulos nacionales y sudamericanos. Sin embargo, con la Segunda Guerra Mundial se enfocó en una vida más familiar, casándose y teniendo dos hijas y un hijo. Su hija Susana seguiría los pasos y se convertiría en una de las nadadoras argentinas más importantes de la década del ’60.

El resto de su vida se vio llena de reconocimientos, fue abanderada de la delegación argentina en los Juegos Olímpicos de Tokio, recibió el premio Konex, fue distinguida en el Congreso de la Nación con el premio “Delfo Cabrera” e ingresó en el Salón de la Fama de la Natación. Falleció en 2003, en su casa en el barrio de Belgrano de la ciudad de Buenos Aires, dejando un legado imborrable en la historia del deporte argentino.

¡Te puede interesar!

Leonela Sánchez: «Ahora, mi sueño es ser campeona olímpica y del mundo»

La primera boxeadora argentina ganadora de una medalla de oro en la historia los Juegos …

UA-64321528-1